La Búsqueda


Cuenta una leyenda, que en el principio de los tiempos, existió un primer ser completo. Tenía al mismo tiempo la esencia femenina y masculina, pero su evolución espiritual y personal era muy lenta. Por eso, Dios separó el cuerpo en dos sexos y el alma lo dividió en dos mitades que siempre anhelarían unirse, pero que evolucionarían individualmente.

De esta forma, las dos partes podrían interactuar con otros seres de diferentes sexos hasta encontrar su otra mitad o alma gemela. El mito afirma que cuando se encuentran estas dos personas, la comunión interna es intensa y total.

Haz clic sobre la imagen para ampliarla.
La Búsqueda · garcía-gálvez © 2008 ·

Fotografía realizada el atardecer mágico de Mónsul de CdG I. Le apliqué el efecto Mini-Planeta.

17 Comentarios


  • Leicca // // Responde

    Un trocito de “El Banquete” de Platón, delicia entre las delicias:

    “Así, pues, una vez que fue seccionada en dos la forma original, añorando cada uno su propia mitad se juntaba con ella y rodeándose con las manos y entrelazándose unos con otros, deseosos de unirse en una sola naturaleza, morían de hambre y de absoluta inacción, por no querer hacer nada separados unos de otros.

    Y cada vez que moría una de las mitades y quedaba la otra, la que quedaba buscaba otra y se enlazaba con ella, ya se tropezara con la mitad de una mujer entera, lo que ahora llamamos precisamente mujer, ya con la de un hombre, y así seguían muriendo.

    Compadeciéndose entonces Zeus, inventa otro recurso y traslada sus órganos genitales hacia la parte delantera, pues hasta entonces también éstos los tenían por fuera y engendraban y parían no los unos en los otros, sino en la tierra, como las cigarras.

    De esta forma, pues, cambió hacia la parte frontal sus órganos genitales y consiguió que mediante éstos tuviera lugar la generación en ellos mismos, a través de lo masculino en lo femenino, para que si en el abrazo se encontraba hombre con mujer, engendraran y siguiera existiendo la especie humana, pero, si se encontraba varón con varón, hubiera, al menos, satisfacción de su contacto, descansaran, volvieran a sus trabajos y se preocuparan de las demás cosas de la vida. ”


    (Pero hay que léerselo… que el amor acaba siendo otra cosa.)

  • Antonio Sevilla // // Responde

    Genial¡¡¡
    salu2

  • poleteiep34 // // Responde

    Impresionante el texto y la imágen. Simplemente impresionante!

  • garcía-gálvez // // Responde

    Y es que la elección del título del libro “Más Platón y menos Prozac” de Lou Marinoff ya fue un éxito, Leicca. Gracias por enriquecer la entrada, amiga.

    Me alegro que os guste Antonio y Polete.

  • UnSumiso // // Responde

    ….. Y de ahí las medias naranjas, queridos y queridas, sumisos al quite…

    …bello miniplanet, bonita tonalidad.

    Un sumiso abrazo Juan.

    QLC

  • Ramón Portillo // // Responde

    He tenido que escudriñear un poco con la vista para ver el individuo…me estoy volviendo lento 😉

    Qué nitidez y la idea del minimundo muy buena, creo que la imagen es idónea.

    Saludos pensadores!!

  • Pepe Rosal // // Responde

    Una de las mejores entradas que he leído en los últimos tiempos. Y el montaje es genial y muy currado. Resumen muy gráficamente la idea que anteriormente has querido transmitir con texto.

    Saludos.

  • osselin // // Responde

    Eres tan yo como yo
    Soy tan tú como tú
    Somos la mitad de un nosotros
    casi perfecto.
    Casi perfecto.

    Poema de oSSELIN

  • marina // // Responde

    Como siempre querido profe fantastico, un cordial saludo de siempre tu amiga y alumnaMarina

  • Leicca // // Responde

    Pues eso mismo, pero “más Platón y menos ‘más Platón y menos prozac'”.
    😀

  • manolo // // Responde

    ese momento de encontrar a la otra mitad es el más mágico que se pueda experimentar ….es hacer la foto de tu vida¡¡¡
    no se si Platón lo experimentó pero por favor que nadie se lo pierda

    besicos para todos

  • garcía-gálvez // // Responde

    Me alegro que te guste, Sumiso.

    Gracias, Ramón.

    Pepe, me agrada mucho que te resulte interesante.

    Osselin, gracias por tu enriquecedora aportación poética.

    Me alegro mucho de verte, Marina. Muchas gracias por la visita y el comentario.

    Pues…sí, Leicca.

    Manolo, el momento y toda la búsqueda. ¡Menuda foto… la de tu vida!

    Muchas gracias a todos.

  • un_mar_en_calma // // Responde

    en busca de uno mismo, y de los demas, una busqueda complementaria y circular.

    ME gusta mucho la foto, 🙂

    un abrazo

  • Neko // // Responde

    genial el uso de las coordenadas polares

  • Luis Andrade // // Responde

    Muy interesante el efecto de la imagen, Juan. Intrigante y bien hecho.

    Un abrazo,
    Luis

  • Luisa // // Responde

    Te ha salido redonda!!!

  • Iñaki Mateos // // Responde

    El mito del Andrógino. Qué bueno.

    Llevo dos días navegando por tu blog y es sensancional. No paro de aprender cosas y además me quedo perplejo con las fotografías que haces.

    En poco tiempo he aprendido a utilizar por fin bien el histograma, a utilizar el seudo-hdr, y a prestar atención a pequeños detalles que antes pasaba de largo.

    Muchas gracias.

Escribe tu comentario